Recuerdos de hojalata, infancia de otro siglo.

Candeleda y el Museo de Hojalata

Un día de finales diciembre… repentinamente nos encontramos buscando un destino para hacer una escapada. La aguja se clavó en el mapa y cayó en Candeleda, un pueblo del Valle del Tietar,  al sur de la provincia de Ávila.

_MG_0482-281214- Museo de Hojalata 50q

Un pueblo ameno y tranquilo, con calles que parecen detenidas en el tiempo. Su gente te hace sentir como en casa, ideal para desenchufar de la vorágine de la ciudad.

Entre las cosas que uno puede encontrar en Candeleda, me quiero centrar en una que despertó mi atención: La Casa de las Flores, ubicada frente a la Plaza Mayor y construida originalmente en 1862, cuenta con ocho balcones ornamentados por decenas de macetas repletas de flores (que sin duda lucen mejor en primavera que en invierno, de ahí la carencia de ellas de la foto).

LA CASA DE LAS FLORES

De las muchas curiosidades de este mundo, el interior de la Casa de las Flores alberga una muy particular y esconde un tesoro de colección: el Museo del Juguete de Hojalata.

_MG_0578-281214- Museo de Hojalata 50qhttp://www.flickr.com/photos/arment_mad/16797542645/in/photostream/

Más de 2.000 piezas de juguetes antiguos de todo el mundo, que mucha gente mayor albergará en los recuerdos de su infancia y en algún lugar de su corazón.

_MG_0589-281214- Museo de Hojalata 50qhttp://www.flickr.com/photos/arment_mad/16610265100/in/photostream/

Como complemento de la colección, hay una serie de todo tipo de objetos de antaño, como máquinas de escribir, gramófonos, tocadiscos, planchas y candelabros, que ponen marco y contraste de la época en que se fabricaban los antiguos juguetes.

_MG_0545-281214- Museo de Hojalata 50q

_MG_0567-281214- Museo de Hojalata 50q

Paco, el anfitrión, cuenta con entusiasmo cada de detalle de la colección:  país de origen, año de fabricaron, nombre del fabricante y su historia, características de cada juguete, distinguiendo las series originales y las reproducciones.

_MG_0585-281214- Museo de Hojalata 50q

_MG_0587-281214- Museo de Hojalata 50q

En un momento, Paco comenta que la gente suele pensar que los juguetes de hojalata eran peligrosos para los niños (casi incomprensible en nuestros tiempos donde el plástico es el rey). Y dice que él no conoció a ningún chico lastimarse seriamente con estos juguetes, lo peligroso era usar estas planchas, señalando los objetos de la siguiente foto. Las planchas eran de hierro y se calentaban con carbón, con estos utensilios la gente se quemaba y se hacía daño, hasta varios incendios han provocado….

_MG_0603-281214- Museo de Hojalata 50q

Paco te enseña el taller donde hace mantenimiento y reparaciones, te lleva a recorrer las salas y hasta pone unos discos para escuchar en el gramófono. Una vez que termina su repertorio, se va y te deja para que disfrutes del museo a tu gusto. Yo me tomé mi tiempo para observar las piezas y sacarles fotos para contar esta historia.

_MG_0569-281214- Museo de Hojalata 50q

_MG_0575-281214- Museo de Hojalata 50q

Me ponía en la piel de mis abuelos, hasta de mi viejo, y sentía una especie de emoción ajena. Una retrospectiva que me llevaba a su infancia. Tal vez ellos tuvieron un par de estos juguetes con los que se habrán entretenido por años y otros tantos que habrán anhelado y nunca pudieron tener. Mucho contraste con la infancia actual en la que los críos acumulan montañas de juguetes y cachivaches que, en muchos casos, terminan rellenando fondos de armarios después de su primer uso…

_MG_0584-281214- Museo de Hojalata 50q

Viejas marcas de juguetes… Payá , Rico , San Juan, Verdú y Hermanos, Jyesa, desconocidas para los jóvenes, aún recordadas por nuestros mayores. Coches, camiones, aviones, motos, viajeros, payasos, pájaros y monos, por mencionar unos tantos de entre otros tantos juguetes que puedes encontrar acomodados cuidadosamente en los estantes de las vitrinas, tan relucientes como el día que salieron a la venta.

_MG_0562-281214- Museo de Hojalata 50q

El Museo de Hojalata es un lugar para que disfruten grandes y chicos, para recordar o descubrir una infancia de otro siglo. Ya saben, si van por el Valle del Tietar, pasar por Candeleda y visitar la Casa de las Flores, vale la pena.

Enlaces externos:

http://valletietar.com/museocasadelasflores/index2.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Candeleda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s